Acceso Fotógrafos

Últimas novedades

Reflexión, por Gregorio Cózar

 Una reflexión sobre el actual mundo de la fotografía por nuestro compañero Gregorio Cózar.

Hace poco me encontré con un joven madrileño aficionado a la fotografía que pasaba sus vacaciones en Tarifa. Hablando con él sobre lo afortunado de vivir en un lugar donde día sí y otro también puedes asistir a exposiciones, charlas y presentaciones sobre fotografía, me comentó que había visto algo de PhotoEspaña, el festival internacional de fotografía y artes visuales que anualmente se celebra en la capital. Le pregunté por el evento. Me contestó que visitó una exposición de fotos de una autora, de la que ahora no recuerdo el nombre, que al principio encontraba vulgar e irrelevante, pero que una vez leídos los textos y explicaciones le pareció de lo más interesante…

 

La fotografía señores, ya no es fotografía. Con la excepción del foto reportaje y el fotoperiodismo ( que más o menos viene a ser lo mismo), todo lo demás va de culo si no lo explicas. Es decir; el misterio del arte y de la fotografía están a punto de desaparecer por el hecho concreto de que hay que explicar cada una de las obras que expones o toda obra que ves. El dicho de “Una imagen vale más que mil palabras” está completamente obsoleto, y a eso debemos acostumbrarnos, o bien pasar de todo y hacer lo que se te ponga en las narices de cualquier manera. Y es que la fotografía en si ya no existe, solo existe como vehículo para expresar todos los traumas y pensamientos enfermos de la sociedad que a través de la foto se explican y manipulan. Esos artistas se han apoderado del verdadero significado de una imagen que es que la mires, y decidas tú mismo que es y para que te vale, si te gusta o no, si te inspira o no, pero si no te inspiran ni te dicen nada una serie de fotografías descritas como concepto de algo, me refiero a que te parecen que son una mierda como fotos, pero las ves en un una exposición con unos textos impresionantementes gilipollescos , resulta que eres un paleto del arte. Si tienes alma de fotógrafo mejor mándala a tomar viento, porque no vas a conseguir nada sin dar textos, conceptos, mucha posturita y mucha gilipollez al tema.